TRIBUTACIÓN DE LOS DIVIDENDOS EN EL IRPF

premios-loteria

Fuente.- Bankia 20 de  marzo de 2019

EN EL IMPUESTO DE RENTA DE LAS PERSONAS FÍSICAS Y EN NO RESIDENTES

  • Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF)

    El artículo 25.1.a) de la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del IRPF, establece que los dividendos tienen la consideración de rendimientos de capital mobiliario.

    Los accionistas que perciben dividendos como propietarios de estos valores deben integrarlos al 100% en la base imponible del ahorro de su declaración de la renta, tributando al tipo que corresponda (Para 2019, un tipo del 19% para una base de 6.000,00 euros, al 21% para la base comprendida entre 6.000,01 euros y 50.000,00 euros, al tipo del 23% para el importe de la base que exceda de 50.000,00 euros). 

    El cobro de dividendos por personas físicas está sujeta a un tipo de retención del 19% a cuenta de la futura declaración de la renta.

    Además, los gastos de administración y depósito de estos valores negociables son un gasto fiscalmente deducible.
  • Impuesto sobre la Renta de no Residentes (IRNR)

    Los dividendos percibidos por no residentes sin establecimiento permanente en España se gravan al tipo impositivo del 19%. No obstante, podrán solicitar la devolución de la diferencia hasta el tipo de Convenio, aquéllos que residan en un país con el que España tenga firmado un Convenio para evitar la Doble Imposición Internacional (CDI) si aportan el correspondiente certificado de residencia fiscal emitido por las autoridades fiscales de su país de residencia, cuyo plazo de validez será de un año desde su fecha de emisión, salvo que el certificado indique un periodo de validez distinto.

    El cobro de dividendos por personas físicas está sujeta a retención del 19%, salvo que el no residente, sea residente en un país que hayan suscrito un CDI con España en cuyo caso le será de aplicación el tipo de retención previsto en el respectivo Convenio, para poder aplicar este tipo reducido se requerirá la previa acreditación de residencia mediante el correspondiente certificado de residencia fiscal emitido por las autoridades fiscales del país de residencia, y de esta forma se evitará tener que solicitar la devolución del exceso de retenciones ante la AEAT.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies